El fuego fue descubierto el año mismo en que a la tierra le fue precisa la ceniza